WSOP día 17: Mesa final y sexto puesto para Tua en el 3k$ 6-Max

Lander Lijo

El trío de clasificados de la víspera prometía emociones fuertes para la jornada del jueves en las World Series of Poker y hay que decir que no nos han defraudado.

Lander Lijó, Manuel Labandeira y Lautaro Guerra han conjugado los mejores resultados en un día para la Roja en esta edición de las Series. Sin más dilación, los vamos a desgranar uno por uno.

La posición de Tua era de aparente comodidad, 18º de 55 aspirantes al brazalete del Event #33: 3.000 6-Handed No-Limit Hold’em. Podía traer un poco a engaño, porque el torneo, si pecaba de algo, era de una estructura acelerada. Lander se quitó todas esas preocupaciones de encima con un primer nivel excelso, en el prácticamente dobló sus puntos y superó el stack inicial del chipleader.

El español siguió recogiendo las fichas de algún que otro shortstack despistado, pero el ritmo que imponía David Peters en cabeza era brutal. El alemán Nino Ullman y la leyenda del WPT Darren Elias lograron coger su rebujo, pero otros como Vanessa Kade, Nacho Barbero o Dmitry Yurasov perdieron todo el fuelle en la persecución y se tuvieron que retirar.

Lander seguía cuarto cuando se hizo el sorteo de las tres últimas mesas. Este parcial fue negativo para Tua, pues mientras Peters, Ullmann y Elias seguían generando destrucción a su paso, el español cogía un tobogán hacia la cola del torneo. El posterior seat draw atenazó completamente a Lander, que fue a caer en una encerrona con los tres bigstacks del torneo. Salió con vida de la unificación, no como otros, pero la brecha que se le había abierto con los puestos de FT parecía muy complicada de salvar.

Un bad beat ajeno a sus desdichas le quitó de delante a Lander el rival que necesitaba para conseguir la segunda FT española de las WSOP 2022. El vasco lo celebró cobrándole caros unos reyes al intratable Ullmann, pero el futuro campeón se vengó y cortó la esperanzadora remontada con un flip AJ<77 (6º, 97.256$). La final se nos hubiera puesto muy interesante, porque Elias y Peters empezaron a flaquear y dejaron libre el podio, pero este era el torneo de Ullmann. El alemán ajustició a cuatro de sus cinco rivales en la final camino de su primer brazalete.

La crónica de la jornada de Lautaro Guerra (10º, 18.396$) es mucho más simple, y no es algo que nos guste, la verdad.

Nuestro representante era el último clasificado entre los que estaban sentados en las dos mesas de cinco preparadas para el desenlace del Evento #30: 1.000$ Pot-Limit Omaha 8-Handed. Sus opciones se debilitaron teniendo que poner varias ciegas sin oportunidad de doblarse y al final tuvo que hacer frente a la presión de Chino Rheem en una mano que llegó limpia a SB. El flop fue prometedor, pero el norteamericano ligó una tripona en el turn.

El estadounidense Daniel Weinmann utilizó la estrategia de los grandes campeones del medio fondo, midiendo esfuerzos sin perder contacto con el grupo de cabeza y soltando un hachazo incontestable cuando no queda más espacio para la respuesta del resto de contendientes. Tuvo la suerte de remontar una mano 3beteada y comprometida que tenía casi perdida en el flop y ya no miró atrás, barriendo la mesa de cuatro.

El último vértice del triángulo era Manuel Labandeira, que tenía un largo día por delante en el Event #32: 1.500$ H.O.R.S.E.

Manuel superó la burbuja y alargó el deep run hasta el puesto 31º (5.544$), a muy poquitas eliminaciones del apagado de los monitores. Es su tercera caja, lo que convierte a las WSOP 2022 en su festival más exitoso. Ahora solo le falta la guinda de mejorar su mejor premio en el Rio, algo más de 13k$, y ojalá que sea con su primera mesa final.

El informe de los torneos del Bally’s tiene la guinda del sexto brazalete de Brian Hastings, que ha llegado en el Evento #31: 10.000$ Limit 2-7 Lowball Triple Draw Championship.

Lo primero que hay que apuntar es que Phil Hellmuth se quedó sin mesa final, eliminado en 8º lugar (31.552$). El carácter de estos Championships se explica muy bien diciendo que cinco de los siete finalistas eran ganadores de múltiples brazaletes -Shaun Deeb aspiraba al mismo sexto brazalete que Hastings-, pero el rival a batir era Eric Wasserson, perenne chipleader del torneo y con ganas de estrenarse en las WSOP.

Hastings se puso líder a la altura del descanso de la cena y destrozó la mesa de cinco. Las eliminaciones no hicieron más que reforzar al futuro campeón, que se paseó en la final.

Adrián Mateos también se sumó a la fiesta de los buenos resultados y se clasificó para el día 2 del Evento #34: 1.500$ Freezeout No-Limit Holdem. Es 62º de 158, en la media del torneo, pero cuando el capi asoma en las grandes ocasiones, seguro que no es para conformarse con otra simple cajita. 40 lleva ya desde aquel Main Event de las WSOPE.

En el programa del día, sigue Adri, sigue el H.O.R.S.E. y los torneos de formato minoritario que empezaron ayer.

Se prepara también una nueva edición de uno de los eventos temáticos con mayor recorrido, el Millionaire Maker, una marca que forma parte ya del legado de las WSOP en todas sus jurisdicciones, hasta en el festival online.

La premisa del premio millonario garantizado para el campeón ha sido el banderín de enganche para miles de jugadores cada año, y esperamos expectantes a ver cómo se refleja en el registro la aparente llegada de muchos viajeros a Las Vegas en esta última semana.