WSOP 2022 día 6: Sergi Reixach hace caja en el 25K$

Sergi Reixach

Con el Housewarming obligando a actualizar los manuales de organización de multitudes y el resto de los asistentes al Paris y al Bally’s entretenidos en formatos minoritarios, el mayor interés de la afición española en la actividad dominical de las World Series of Poker recayó en el Evento #8: 25.000$ High Roller No-Limit Hold’em 8-Handed.

La curiosidad estaba más que justificada por la presencia de Sergi Reixach en el liderato, después de los ocho primeros niveles.

También teníamos a Adrián Mateos, en la media del torneo. El dúo no recibió más refuerzos pese a que hubo 22 registros tardíos dispuestos a probar suerte con 15bb.

251 entradas vendidas equivalen a 38 puestos premiados, y un primer premio de 1.415.610$. Ya podemos adelantar que no van a ser para un español.

Sergi Reixach peleó con rivales como Daniel Colpoys, Sam Grafton, Chad Eveslage o Phil Ivey para mantener hasta la burbuja al menos el stack que arrastró del día 1.

En esto tuvo éxito, pero habían pasado seis niveles y las ciegas iban a volver a subir después de la pausa para la cena. Sergi iba a echar de menos no haber conseguido algo más de margen, y unos pequeños reveses le dejaron muy corto en cuanto empezó el nivel 15.

Su última jugada fue un all-in con A9 que provocó un side pot entre Justin Young y David Peters. el flop A56 le debió dar esperanzas al catalán, pero era horrible para él. Young llevaba 55 y Peters AQ. Young probó a rascar algo más de valor al set, y Peters demostró que algo llevaba, pagando la primera. Young insistió en el turn, animando al campeón del Evento #2 100k$ a comprometerse con el bote. Además, el river trajo una Q que termino de empujar a David a formar parte de una doble eliminación.

Mateos ya había sido eliminado hacía unas horas, por lo que Sergi fue el único español en cobros (28º, 44.459$). Se siguió jugando hasta que quedaron 15 candidatos encabezados por Chris Brewer.

El torneo más multitudinario del fin de semana, y posiblemente del festival, va a ser el Evento #5 500$ The Housewarming.

La cuarta y última jornada inaugural tuvo por fin las cifras que todos esperaban en esta edición. Sus 7.268 registros solucionaron unas cuantas papeletas que estaban en el aire.

Primero, se alcanzaron así los 20.085 registros totales, una gran marca que deja atrás a The Reunion (2021) y casi se equipara con los dos Colossus originales (2015 y 2016), que fueron los primeros torneos de las WSOP en pasar de 20.000 jugadores.

Es el segundo día 1 más grande de las WSOP, superando a tres de los flights del Big 50 (2019), el espejo en el que todos los torneos multitudinarios del mundo desean mirarse. Un dato realmente histórico.

Sitúa la bolsa de premios en 8.435.280$, que competirá por ser la mayor del festival por debajo de los 10.000$ de buy-in.

El torneo ha avanzado mucho y ha dejado tan solo 899 jugadores pendientes de su suerte a partir de esta noche. Parece que Javier Zarco y Santi Soriano, que se nos había escapado en un flight anterior, se ha quedado solos ante el peligro. Zarco partirá de la posición 484º y Vonguch de la 594º, una vez fusionados los chipcounts. El domingo, Javier Garcirreynaldos apenas pudo superar la burbuja y cayó el 1.062º (800$).

No tenemos ganadores oficiales, más allá de los intrascendentes torneos online, porque el Evento #7 1.500$ Omaha Hi-Lo 8 or Better la partida fue suspendida en medio del heads-up, justo después de que el shortstack Matt Vengrin ligara póker de dieces con el one-outer en el river para batir las JJxx de Amnon Filippi, que había flopeado las nueces en JTT.

Filippi todavía mantiene una ventaja de 19,5M a 7,7M, pero pasará una mala noche soñando con dieces caídos del cielo.

En este torneo ha debutado Manuel Labandeira, pero no ha alcanzado los premios lastrado por una complicada clasificación del sábado.

Otro torneo que se comportó muy bien en caja durante el sábado fue el Event #9: 1.500$ Seven Card Stud, demostrando que los jugadores estadounidenses son los que están dando el callo en esta primera semana de juego.

Ya tiene lista su mesa final, con posibilidad de doblete para Brad Ruben, un madrugador candidato a WSOP Player of the Year.

El Evento #10: Dealers Choice 6-Handed Championship que empezó el domingo partía con un claro candidato, si eso se puede decir alguna vez de un torneo de póker.

Adam Friedman ganó las ediciones de 2018, 2019 y 2021 de forma consecutiva, las tres últimas disputadas en vivo, la mitad desde que el torneo debutó en 2015.

Friedman ya no cuenta para la victoria en esta edición, eliminado por fin después de cuatro años, y la vitola de favorito la recogen Joao Vieira y Mike Gorodinsky, los chipleaders destacados entre los 51 supervivientes del finde. El registro permanece abierto. Con media docena más de jugadores se superará la marca de 2016, y con 10 pasará a ser el mayor jugado superando la edición del 50º aniversario, la de 2019.

Con todo lo que queda por cerrar, y las WSOP 2022 van a poner en marcha tres torneos más en la noche de hoy.

Con la nueva disposición, no van a coincidir los jugadores de unos y otros torneos. Los días 2 se desplazan al Bally’s, así que no habrá más confusión de la necesaria en un salón de baile del Paris en el que también conviven los paralelos diarios, los satélites en vivo y todos los torneos auxiliares que conforman las WSOP.