WSOP 2022 día 26: Cuarto puesto para Amadi (1.3M$) y exhibición de Foxen en el 250k$

Al pie del cañón, ahí se mantuvo Adrián Mateos hasta que se le escapó la última oportunidad de repetir título en el Event #50: 250.000$ Super High Roller No-Limit Hold’em de las World Series of Poker 2022.

Es donde se le pedía estar, y no se puede poner ni un pero a una actuación que se ha saldado con el sexto premio millonario de su carrera, los 1.367.206$ asignados al cuarto clasificado.

El triunfo fue para quien llegaba como chipleader a la mesa final, Alex Foxen, que a pesar de haber sido nombrado dos veces como mejor jugador de torneos del planeta, todavía no tenía un brazalete de las WSOP en su colección de trofeos.

La partida fue emitida en falso directo por PokerGO. La emisión fue en abierto durante la primera hora de juego, a modo de prueba gratuita, suficiente para comprobar que Foxen tenía controlada la mesa, que Martin Kabrhel iba a intentar chupar toda la cámara posible y que Adrián no podía empezar mejor la final, ya que se dobló con AK contra AQ.

La pantalla se oscureció con Dan Zack fuera y Phil Ivey muy necesitado de puntos. El californiano fue el siguiente en caer, pero solo porque Chris Hunichen nos reventó KK a los españoles con AQ y el inefable as de la ventana.

La mesa respiró aliviada con el flip perdido por Martin Kabrhel. El checo había sido definido en el chat del canal de PokerGO en Youtube como «una versión bastante más molesta de Tony G«.

Brandon Steven era quien le hacía el trabajo sucio a Alex Foxen, eliminando a los shorts. Sam Soverel fue el siguiente en su lista. Sin embargo, a Mateos el que le hizo más daño fue sin duda Chris Hunichen, que le volvió a ganar una guerra de ciegas al madrileño con KJ contra KT con stacks muy similares y luego nos dio la puntilla. «BigHuni» nos aguó la fiesta esta noche.

Foxen decidió el torneo en una mano que bien se lo pudo costar. Hizo una 3bet desde SB a una apertura de botón de Steven con 98 de diamantes. Una gutshot fue más que suficiente para justificar una continuación en T62. El turn le abrió proyecto de color con otro T, y Foxen invirtió aún más puntos sin saber que Steven le tenía pisados los diamantes con AJs. Foxen salvó el showdown con un 9 en el river, pero aún tuvo que ganar la mano porque Steven lanzó un buen farol que amenazaba el perenne liderato de Foxen.

El call del campeón dejó un reparto de fichas 60M-13.5M-10M que dejaba pocas dudas sobre quién era favorito. El heads-up fue más desequilibrado aún porque Foxen cazó a Hunichen. El trámite del heads-up tampoco se demoró, porque Steven ligó dobles un un flop en el que Foxen tenía top pair y no hubo más que pensar. El river solucionó el problema para Foxen con otras dobles y todo acabó ahí.

Más tarde actualizaremos la noticia con el resto de resultados de la jornada, según vayan apareciendo los informes oficiales en la página de las WSOP.