WSOP 2022 día 1: Nueva casa para el clásico del verano

Hoy, por primera vez, los visitantes de las World Series of Poker se podrán acercar a la sede del festival paseando por el Strip de Las Vegas.

Las WSOP nacieron en los años 70, al cobijo del casino Horseshoe de Benny Binion, en la calle Fremont, famosa por el museo de la mafia y el almacén de los viejos anuncios de neón.

 El éxito empezó a acuciar a la organización a finales de los años 80, con Benny lidiando con sus problemas penales por asociación con un mafioso local y Jack Binion, su hijo, al frente de las operaciones diarias.

La familia Binion había comprado un hotel adyacente y el Horseshoe tenía por fin una poker room propia, pero el crecimiento del festival era exponencial y las mesas se salían literalmente por la puerta. Fue el año 97, el de las famosas imágenes de Stu Ungar jugando la mesa final en la que conseguiría su tercera victoria en un escenario montado al raso, en mitad de Fremont St.

Lamentablemente, el problema del espacio se solucionó por culpa de las guerras internas en la familia Binion, que dejaron a Jack fuera de las WSOP. Muchos jugadores boicotearon el festival hasta que un tal Chris Moneymaker desató la locura por el póker en el planeta.

Los Binion aprovecharon para vender las WSOP a Harrah’s, y la edición de 2005 se trasladó al casino Rio, en W Flamingo Road, de espaldas al Strip y separado de la vía principal de los casinos por la autopista de una docena de carriles que cruza la ciudad.

Este año, ocupando un espacio que alberga una plusmarca de más de 600 mesas disponibles para el festival, las WSOP se reparten en dos resorts, el Bally’s y el Paris que, ahora sí, ocupan un lugar de privilegio en el South Las Vegas Boulevard -el famoso Strip-, justo frente a las fuentes del Bellagio.

El festival contará con 88 eventos en vivo, alcanzando la centena con diferentes eventos online separados entre los firmantes originales del convenio interestatal -Nevada, Delaware y Nueva Jersey- y los estados que se han unido más recientemente -Michigan y Pennsylvania-.

Los primeros jugadores que atravesarán los dinteles de la nueva casa de las WSOP serán, como es habitual, los empleados de casino, una categoría laboral que agrupa a todas las personas relacionadas con la industria del juego, y en el que se puede ver a periodistas o directivos de la WSOP compartiendo mesa con algunos de los crupieres de permiso. Asignarle el #1 en el programa es una tradición que se remonta a 2009.

En el espectro más alejado de este homenaje interno a todos los que hacen posible las WSOP, serán los Super High Rollers los que tomen asiento a su vera en la Ballroom del Paris, para la disputa de uno de los tres torneos más caros del festival, el KO de 100.000$ de buy-in.

En el evento #1 defiende título el crupier del Caesars’ Palace Jimmy Barnett (1º de 419 jugadores, 39.013$).

En 2021 solo hubo un torneo de 100.000$ de entrada, y su campeón fue Michael Addamo (1º de 64 jugadores, 1.958.569$).