Vicente Delgado gana su primer brazalete de las WSOP en el festival online de GGPoker

Hay una lista que se debería enseñar en las primeras lecciones de las escuelas de póker, la de los españoles que han ganado brazaletes en las WSOP.:

César García. Mario Prats, Carlos Mortensen, Santi Soriano, Leo Margets, Martí Roca y Adrián Mateos.

¿La podías recitar de carrerilla, verdad? Pues ahora vas a tener que añadir un nuevo nombre, el de Vicente Delgado.

El nuevo campeón de las WSOP hah echo como algunos otros grandes nombres del póker mundial, como Ami Barer, Dimitar Danchev, Stefan Schillhabel, Claas Segebrecht, o Jonas Lauck y ha obtenido su primer triunfo en un evento oficial de las WSOP en GG Poker, dentro del festival WSOP Online 2022.

El torneo que ha ganado «codelsa» ha sido el Evento #17 The Big 500$, un precio bastante ajustado para ser el festival que era, lo que hizo que acumulara 3.141 registros.

La práctica totalidad de las eliminaciones tuvieron lugar en el día 1, celebrado el domingo. El propio Vicente fue víctima del proceso, y tuvo dudas entre realizar la recompra o no, porque se le habían abierto unas esquivas mesas de high stakes en cash que no pensaba desaprovechar.

Por lo que cuenta en Twitter, el brazalete en juego fue lo que le decidió para continuar con la disputa del torneo de las WSOP, y bendita distracción en la que se acabó convirtiendo.

Lo que le esperaba en el día 2 no era un comité de bienvenida, sino un complicado grupo de rivales compuesto por nombres como Jens Lakemeier o Jamie Staples, que le acompañaron hasta las dos mesas finales.

Vicente tenía uno de los mejores stacks del torneo, pero tuvo un pequeño encontronazo pusheando A5s desde el botón contra dos shortstacks. Un tal «Picasso98» le birló un tercio del stack pagando con 77. Ese mismo duelo se iba a repetir en el HU. Nunca es agradable jugar contra fichas que fueron tuyas, pero suele pasar.

La recuperación del español se produjo de inmediato y ayudó a limpiar su mesa eliminando a «KVETCH» y a Jamie Staples, con lo que se plantó en la mejor forma posible en la final.

Ni Kyriakos Papadopoulos, ni Lakemeier y sus «compatriotas» austriacos pudieron frenar a «codelsa», que pronto tendrá el trofeo más preciado del póker en su casa. Mientras, seguro que le encuentra buen uso a los 174.497$ que vienen con la pulsera.