Steve O’Dwyer gana su primer torneo español en el ME de los partypoker MILLIONS Europe

Steve O’Dwyer es de los mejores, pero sobre todo de los más prolíficos jugadores de torneos en vivo.

Se acerca a las 30 victorias en casinos de todo el mundo. Ha recibido honores de campeón en al menos docena y media de países, sin embargo, su primera victoria en España no ha llegado hasta ayer, en el evento principal de 3.300€ de los partypoker MILLIONS Europe, ante 450 rivales.

O’Dwyer es, sin ningún género de duda, la mayor estrella que ha traido partypoker a esta parada de sus MILLIONS. El irlandés de origen estadounidense ha estado muy colaborador, y ya había sido segundo en el High Roller de 10.300€, que al final se quedó en sit&go.

En la mesa final de ayer, sin españoles, –Sergio Camuñas acabó el 16º, 12.800€– O’Dwyer se presentó con el mejor stack, pero en una tabla realmente igualada.

La capitanía estuvo en disputa hasta que O’Dwyer y Jelle Moene gustaron del mismo flop, a causa de un rey, que Steve llevaba mejor acompañado. El turn y el river no levantaron ninguna sospecha y el holandés pagó tres apuestas con todo lo que tenía.

Pawel Brzeski, un hijo pródigo que vuelve al Casino Barcelona con cada evento internacional, propuso algún rerrobo para ir subsistiendo y le echaron en un flip. Duco Haven fue más paciente y esperó por KK, pero le echó un AK.

La desaparición de los shortstacks y un mal run de O’Dwyer, que repartió unos cuantos millones de puntos foldeando a 3bets, alargaron la mesa final. El bloqueo de O’Dwyer le dio alas a Bartos, que en su camino al liderato se llevó por delante a Igor Picone.

Daniel Smyth fue el primero en salirse del guión en una FT muy académica, y su arriesgado call con JTs a un open push de Khilko fue castigado severamente.

Hubo redistribución de fichas, de Bartos a O’Dwyer y de este a Gieles, que ganó un flip AK contra TT. La partida se estabilizó alrededor de esta estructura de puntos y así siguió un buen rato, con un ascenso lento y firme del irlandés.

El adiós de Taras Khilko revolucionó el cotarro. No mucho más tarde, Gergely Bartos estampaba su stack en guerra de ciegas con A5s contra los AA de Luuk Gieles, que con estas dos eliminaciones ponía el marcador en 283M a 137M con ciegas en 2.5M/5M/5M para el heads-up.

O’Dwyer arrancó value bets grandiosas de un Gieles bastante enfocado en que no le farolearan, y le dio la vuelta a un heads-up que no hubiera durado tanto de no ser por el descanso para la cena que lo interrumpió.