Shannon Shorr y las “viejas glorias” prueban la primeras mieles del U.S. Poker Open 2022

US Poker Open

El U.S. Poker Open está demostrando un arraigo especial dentro del amplio calendario del PokerGO Tour.

Esta marca, creada en 2018 en plena expansión del modelo de negocio de la plataforma de vídeo bajo demanda, se ha convertido en una de las referencias de la productora.

Lo demuestran claramente sus números. En 2019, la última edición disputada sin que se interpusiera la pandemia, se estrenó con un registro de 90 jugadores, con triunfo de Stephen Chidwick.

Este año, esa cantidad es aún mayor, de 93 registros, muy por encima de cualquier otro torneo de 10.000$ que se haya jugado en el estudio de PokerGO en el Aria este año.

El único pero que le puede poner la afición española a este inicio de festival es la ausencia de la Roja en Las Vegas. El EPT Praga, el espíritu multiformato del U.S. Poker Open y otras citas online han refrenado el ardor guerrero de jugadores de nuestro país que sí que han formado parte de otras etapas de este circuito anual de High Rollers.

Con lo del multiformato nos referimos a que cinco de los 12 torneos programados se juegan con las reglas del PLO, las Big Bets o el 8-Game, que no suelen entrar en los planes de los especialistas de nuestro país.

En lo que se refiere al primer torneo, se dio una relativa revolución en las primeras posiciones. Los Ali Imsirovic, Nick Petrangelo, Jeremy Ausmus y demás pretendientes al Player of the Year han dejado brillar a otros jugadores en la inauguración del festival.

Esta revolución no fue completa, porque jugadores muy presentes en el circuito como Sean Perry o Nick Schulman entraron en premios, pero es cierto que las «viejas glorias» ejercieron un dominio evidente sobre el grupo habitual de especialistas que copan los títulos del PokerGO Tour.

Phil Hellmuth y Dan Shak hicieron ITM y escoltaron a sus rivales de toda la vida como Daniel Negreanu o Erik Seidel hasta la mesa final.

Se siguió a rajatabla la estructura habitual del circuito de los High Rollers, reservando a seis jugadores para el día 2 y su retransmisión en vivo.

El chipleader era el japonés Masashi Oya, que además fue el causante de la salida de Joseph Cheong en 6ª posición en cuanto se reanudó la partida. También ganó el último flip que Erik Seidel se jugó en el torneo.

Un jugador local que no empezó a jugar torneos caros hasta hace seis meses, Ren Lin, sentenció a Daniel Negreanu a la cuarta plaza.

Shannon Shorr ya había maniobrado para ponerse a la altura de Oya. El japonés cavó su propia tumba al intentar convertir una segunda pareja en farol en un bote por el liderato, una maniobra que Shorr frenó en seco con unas dobles que no eran nada fáciles de defender en esa situación.

Shorr tampoco es un recién llegado, lleva jugando desde la primera mitad de los años 2000, y nos viene de perlas para reforzar el plantel de «viejas glorias» que hemos destacado en el titular. Vive una segunda juventud que le ha colocado en un sorprendente segundo puesto del Global Poker Index, en competición directa con Imsirovic.

En todo caso, comparado con Lin es todo un dinosaurio, y este primer torneo se lo llevó el T-Rex después de una vibrante lucha por la supervivencia contra un rival muy duro de roer.

Para el PLO se ha frenado muy poco el ritmo de trabajo de los cajeros. 77 registros es muy buena cifra, y proveen de muchas fichas a los verdaderos especialistas del formato, comandados por el campeón del 10k$ PLO Championship de las WSOP Tommy Le.

Mucha vuelta se tendrá que dar la partida para que Le no se estrene en el USPO, pero ya se sabe que las equitys en este juego son más apretadas, y están Justin Young, Damjan Radanov y Dan Shak a la caída.