Sergi Reixach se abstrae de polémicas con un podio provisional en el día 1 del Mystery Bounty 10k€ del EPT Montecarlo

Leo Margets

Buen comienzo para el festival de Pokerstars en la capital monegasca.

El Mystery Bounty de 10k€ de entrada del EPT Montecarlo lleva ya 71 registros confirmados, cifra que se quedará pequeña para cuando eche la reja al final del segundo nivel del día 2, límite del registro tardío.

El variopinto grupo de jugadores que han comenzado el torneo está compuesto por un contingente mayoritario de pros europeos, como el subcampeón del The Closer de las pasadas WSOP Alex Kulev o el campeón del Platinum 25k€ de las WSOPE Andriy Lyubovetskiy, y una avanzadilla de la claque del PokerGO Tour y las Triton Series, que tienen programados festivales en Venecia y Madrid, respectivamente, a continuación de Montecarlo.

Para nuestro particular interés, destaca una completa alineación de High Rollers hispanos, con Sergi Reixach, Adrián Mateos y Vicent Boscá en acción.

De tal manera, hoy el raíl podrá asistir a una mesa formada por Adríán y Vicent enfrentados al siempre peligroso pro alemán Koray Aldemir, al viajero Sam Greenwood y al exótico Tsuganari Toma.

Pero no adelantemos acontecimientos, veamos primero qué tal fue el día 1 y sobre todo ¿de qué va todo esto del Mystery Bounty?

El torneo que nos ocupa tiene una entrada de 10.200€ que se reparte en tres cantidades: 500€ para la casa, 4.700 para una estructura clásica de premios y 5.000€ para bountys.

Cuando se cierre el registro, se calculará el reparto de premios, que en el caso de los bountys será asimétrico. Habrá un número reducido de recompensas por eliminación que tendrán un premio mínimo, pongamos 5.000€, y sobresaldrán cierto número de premios mayores que irán creciendo hasta rivalizar incluso con los premios por clasificación.

Cuando termine la burbuja habitual de todo torneo y se alcancen los puestos premiados, todos los jugadores supervivientes recibirán una ficha de bounty. Esta ficha será entregada al jugador que los elimine. Los jugadores que acumulen más de una ficha solo tienen que entregar una cuando les echen del torneo, el resto simbolizan el número de bountys que van a cobrar.

Cada ficha de bounty recibe un valor al azar que se determina mediante sorteo. El premio gordo puede estar esperando tanto a un jugador que no ha durado ni un nivel después de la burbuja como al campeón.

El día 1 del torneo terminó con 50 bolsas entregadas para su resguardo.

El primer español en entrar en juego fue Adrián Mateos, en el nivel 2. El pro de Winamax tuvo un comienzo complicado y está perdido en las catacumbas de la clasificación con 11bb, pero al menos ha evitado la recompra que ya ha tenido que hacer Vicent Boscá. El levantino remontó el vuelo con su segunda bala y al menos ha embolsado la media del torneo, 46bb.

El que mejor se ha portado de los nuestros es Sergi Reixach, un nombre que ha estado en demasiadas bocas  durante las últimas semanas debido al escándalo con el establo de Bryn Kenney en GGPoker.

Sergi, que ha decidido confrontar los rumores sobre su papel en la organización de Kenney y su baneo en GGPoker aclarando que su exclusión de la sala asiática se debió al uso de tablas preflop, que daba coach a los caballitos de Bryn, y que nunca se ha visto involucrado en el uso de solvers en tempo real ni se ha dedicado al ghosting, ha conseguido abstraerse de polémicas y ha firmado una notable actuación que le lleva a la tercera plaza en la clasificación provisional.

El torneo lo comanda Ben Heath, con el brasileño Luciano Santos de Hollanda completando el podio en segunda posición.

Las mesas en las que se sentarán de inicio los españoles tienen esta pinta, pendientes de que alguno de los asientos libres sea ocupado durante el registro tardío.

Puedes consultar el seat draw completo en Pokernews.

Nuestros High Rollers no son los únicos españoles con sus ilusiones puestas en el Principado.

Los visitantes del Casino de Montecarlo que prefieren volar algo más bajo tenían una ocasión ideal para dar inicio a su participación en el festival con los días 1A y 1B del evento principal de las France Poker Series.

El primer protagonista español lo ha sido de manera indirecta y contra su voluntad. El stack de Ramón Colillas fue uno de los últimos que sumó Alexander Tkatschew a su marcador personal. El alemán muestra la mejor puntuación entre los 55 jugadores que han superado la burbuja de premios, de un registro de 371.

Quienes han confirmado su primera caja en el festival han sido Leo Margets y Javier Fernández Alonso, que recogieron sus bártulos y abandonaron la mesa con cierta preocupación por su lejanía con la media del torneo, extrema en el caso de Javi, penúltimo de entre los clasificados.

Los esfuerzos por encontrar un chipcount del día 1B han resultado baldíos. La burbuja del torneo ha excedido cualquier medida de tiempo racional y a la hora del final no debía quedar nadie con humor ni fuerzas para compilar la información.

Menos mal que el equipo de embajadores hispanos de Pokerstars está sobre el terreno y nos podemos hacer una pequeña idea del infierno que tuvo que ser ver pasar la madrugada y que el grupo original de 272 jugadores no se diera reducido a los 41 con derecho a premio hasta las tantas.

Estamos en el día 2 de las FPS de 1.100€ en el #EPTMonteCarlo ♠️
Tras una burbuja eterna, llegamos hasta el nivel 19 y acabamos a las 5:30 am. Imagino que retrocederemos dos niveles en el día 2
Como siempre todo o casi todo por instagram, gracias por el apoyo @PokerStarsSpain pic.twitter.com/15hn7V9NWw

— Steve Enríquez (@Steve_Enriquez) April 29, 2022