Sam Grafton se asienta en la élite con un premio de 5,5M$ en el Coin Rivet Invitational

Champion Sam Grafton

Algo especial tiene que tener un torneo en el que dos jugadores tan conocidos como Sam Grafton y Linus Loeliger llegan al heads-up y la cosa termina con los dos cobrando de una sola vez más o menos el equivalente a la suma de todos los premios que habían obtenido jugando torneos en vivo en toda su carrera.

El último día de competición en el Coin Rivet Invitational de las Triton Poker Series en Chipre extendió cita a 16 jugadores, repartidos a partes iguales entre empresarios y pros, los dos tipos de participantes admitidos en este evento, por rigurosa invitación.

El equilibrio de fuerzas entre los dos equipos se evaporó antes de la mesa final, con las bajas de Dave Nicholson, Leon Tsoukernik, Horace Wei, Theis Vad Hennebjerre, Vadzim Godzdanker y Tony G, todos pertenecientes al grupo de los hombres de negocios.



El héroe que les quedaba a los empresarios era el trader francés Karl Chappe-Gatien, que había sujetado las riendas de Fedor Holz en su mesa y, en posesión de uno de cada tres puntos de los presentes en la final, estaba empleando las fichas del alemán para hacer diabluras en la FT.

Chappe-Gattien causó víctimas, como Tom Vogelsang, el finlandés Talvitie o Seth Davies, aplastado por dos runner runner de color y escalera casi consecutivos, pero también trajo de vuelta a la partida a otros, como Aleksjs Ponakovs, pero especialmente a Sam Grafton, que era uno de los stacks más cortos de la mesa junto al de Holz.

Ebony Kenney, la cuota femenina de la partida, también probó el amargo sabor de los bad beats del francés. La quinta plaza final era su segunda caja en el primer festival de High Rollers al que acudía la estadounidense. Llegó a Chipre con un premio de 41.164$ como mejor resultado de su carrera, y se lleva por el momento un total de  1.940.000$ de su visita a la isla mediterránea.

Linus Loeliger, que se mantuvo alejado de los cebos de Chape-Gattien con el segundo mejor stack inicial de la mesa, y Sam Grafton estaban ahí para aprovechar el momento en que el masivo stack del chipleader comenzó a desmoronarse.  Pero no antes de meterle el último riverazo a Fedor Holz (4º, 2,1M$).

Grafton, que juega niveles mucho más altos de lo habitual desde la pandemia, fue el recipiente de la mayoría de las fichas del empresario francés, y eso le dio una ventaja muy necesaria frente a un especialista como Linus Loeliger de cara al último trámite de la partida. El suizo enganchó tres dobladas, pero espaciadas. Entre medias perdía puntos y no logró más que ponerse a tiro de un útlimo all-in para la remontada. Ese all-in fue el que le acabó ganando Grafton, y con él los 5,5M$ del primer premio.

Sam Grafton 5.500.000$
Linus Loeliger, Switzerland 3.900.000$
Karl Chappe-Gatien 2.600.000$
Fedor Holz 2.100.000$
Ebony Kenney 1.700.000$
Aleksejs Ponakovs 1.350.000$
Elias Talvitie 1.050.000$
Seth Davies 770.000$
Tom Vogelsang 620.000$

El formato del Coin Rivet Invitational ha sorprendido por la cantidad de espectáculo que ha generado. Parece llamado a repetirse en futuras ediciones de un circuito que no para de crecer, después de una sobresaliente puesta en escena en Madrid y el enorme apoyo que ha tenido en Chipre.

Apoyo que se ha vuelto a manifestar en el Main Event de 100.000$, que ha comenzado con 60 participantes únicos (88 registros por el mmomento). Ignacio Morón es uno de los que se ha quedado en el ráil pensando si recomprar o no.

50 de ellos vuelven a recuperar sus fichas esta mañana, y quedan por jugar un par de niveles con recompras. Adrián Mateos vuelve a estar en una situación complicada, por debajo de la media del torneo y emparejado con Phil Ivey y Jason Koon en su primera mesa del día. Esperemos que pase por muchos redraws, sería la mejor de las noticias.

Canal de Youtube de las Triton Series, en falso directo.