Locura: !Aplastados los récords de botes en PLO y NLHE con siete cifras en el medio!

El raíl de los high stakes, o al menos los pocos fieles que quedan desde los tiempos dorados de las nosebleeds y los retos de Isildur1, jungleman, durrrr o Sauce123, ha vivido unas fechas para el recuerdo.

En las últimas dos semanas se han disputados dos partidas que ya ocupan un lugar de privilegio en la historia del poker online, por la simple razón de que nadie había puesto tanto dinero en juego en un solo bote.

Todo empezó en Coinbase, una sala que cuenta con un cliente programado sobre la blockchain y en la que los buy-ins se pagan en criptomonedas. Tony G, que estuvo involucrado en el proyecto desde sus inicios, organizó una partida de PLO con otros conocidos amantes del PLO como el reg «omaha4rollz» y el dueño del King’s Casino Leon Tsoukernik.

En una de las manos, el bote llegó sin pretendientes a la SB. Tsoukernik y Tony G se enzarzaron en una guerra de ciegas con los cuatro ases repartidos equitativamente entre ambos y acabaron metiendo al medio ¡1.8 millones de dólares!.

Rob Yong, que estaba asistiendo a la partida, se dio cuenta que el bote superaba por mucho el mítico cara a cara entre Patrik Antonius y Viktor Blom que figuraba hasta ahora como el mayor jamás jugado en el póker online.

Think this is biggest online pot I have ever seen $1.8M all in pre AA9T ⁦@TonyGuoga⁩ v AA96 ⁦Leon ⁦@PokerroomKings⁩ – prev record was $1.3m ⁦@Patrik_Antonius⁩ V ⁦@ViktorBlom⁩ maybe this won’t count as pot was in crypto ⁦@CoinPoker_OFF⁩ 🤷‍♂️ pic.twitter.com/rEV9S4kHiW

— Rob Yong (@rob_yong_) January 19, 2022

El final fue todo lo anticlimático que cabía esperar, pues las comunitarias no aportaron ninguna carta que batiera a los AA y el bote acabó repartido de nuevo entre los apostantes.

Sin que se apagaran los comentarios sobre esa mano en los foros, apareció un nuevo personaje en GGPoker, BIEDERMEIER.

Este peculiar jugador se sentó a las mesas de 500$/1.000$/ ante 200$ de GGPoker, y empezó a compartir all-ins y straddles con Wiktor Malinowski, Mikita Badziakouski, Marius Gierse y el israelí Barak Wisbrod, entre otros.

Nunca antes se había dado un bote de más de un millón de dólares en una partida de NLHE. Lo más cerca que se había llegado fue un bote de 974.631$ que se produjo durante la fiebre por las high stakes que llenó las mesas más caras de GGPoker en 2020, jugado entre Ali Imsirovic y Tan Xuan.

De repente, BIEDERMEIER empezó a utilizar el all-in como arma arrojadiza, pese a que los stacks estaban creciendo desmesuradamente. Las overbets valían para robar los straddles preflop, farolear el river o añadir fold equity a los proyectos, y los regs empezaron a adecuar los rangos en consecuencia.

Los botes de 400.000$, 500.000$ e incluso 800.000$ caían cada poco. Badziakouski y Wisbrod llegaron a tener más de 1M$ en el stack a la vez.

Y entonces llegó el bote del millón. Con el straddle a 4.000$, Wisbrod fue el encargado de abrir las apuestas, con una cantidad de 9.000$. Badziakouski y BIEDERMEIER se apuntaron antes de que Konstantin intentara llevarse el dinero muerto con una apuesta de 60.000$. Las dos B volvieron a pagar y se vio el flop, 346.

El flop se quedó en check, aunque BIEDERMEIER tenía la escalera ligada, pero aunque el turn 2 le estropeaba un poco la mano le salió bien la jugada lo atacó Badziakouski con su overpair de 99. BIEDERMEIR respondió con una overbet de 450.000$ y el bielorruso pagó.

La nueva plusmarca no iba a durar mucho. La barrera del millón se superó en dos ocasiones más.

Los jugadores impusieron un doble straddle, con 8.000$ de inicio, y BIEDERMEIER empezó a pushear directamente en botes preflop de 20.000$, cuando su stack era de siete cifras, alcanzando un VPIP del 78%. Los rivales empezaron a pushear overbets por valor, porque el anónimo pagaba con proyectos o parejas ligadas.

Así llegó un bote de 1,2M$ ganado por Wisbrod. BIEDERMEIR hizo el segundo straddle directamente a 32.000$. Wisbrod le subió con AA y el anónimo pagó con Q4. La trampa quedó preparada con un check en el flop 375, y BIEDERMEIER pusheó con la gutshot.

Como siempre, BIEDERMEIR pidió «Run it Once» y su mano no se completó.

Pero el récord absoluto del mayor bote jugado en NLHE se jugó contra el resto de 446.000$ que le quedaba al desconocido gambler.

Otro straddle de 32.000$ llevó a una subida de Wisbrock con QQ y un all-in de Malinowski con A9s. BIEDERMEIER hizo un 4bet push por detrás con 66 y Wisbrod, que le cubría, le pagó con sus damas.

El bote principal, 999.960$ fue para el polaco, que ligó full, y el secundario de 447.387$ se lo quedó el israelí. (1.407.387$ en total). 

Se consumó así el busto de BIEDERMEIER, que fue el verdadero artífice de que el récord del mayor bote de la historia del NLHE cash online se batiera tres veces consecutivas en la misma sesión.

Para una recopilación de manos un poco más completa de esta locura de partida puedes consultar las últimas páginas del hilo de enero que se origina cada mes en Two Plus Two con toda la actualidad de las High Stakes. De ahí provienen las capturas que acompañan este artículo.