Henrik Hecklen siempre recordará Madrid por los 2,17M€ ganados en el Main Event de las Triton Series

Champion Henrik Hecklen

Las Triton Poker Series y el Casino Gran Vía de Madrid se han alquilado un rinconcito del corazón de Henrik Hecklen para toda la vida.

El danés, que ha forjado una brillantísima carrera profesional en el póker online con un seudónimo nada críptico, «hhecklen», ha obtenido su mejor resultado en vivo como ganador del evento principal de 100.000€ de entrada de la parada madrileña del circuito asiático.

Hecklen se impuso a un llamativo field de 93 entradas, que no ha hecho sino cimentar el resonante éxito de la visita de las Triton a España.

Los participantes españoles (Amadi, Bedell, Aido y Nakdali), se quedaron fuera de premios,  reservados para los últimos 13 supervivientes.

La mesa final comenzó con el liderato del holandés Kevin Paqué, reforzado con los puntos de Sam Greenwood cuando, en el primer all-in y call de la partida, Paqué reventó los KK del canadiense con 88.

Las dobladas de los shortstacks y la ausencia de coolers abocaron la partida a una lucha por la supervivencia agravada por el aumento de las ciegas. Con ocho jugadores en mesa, el chipleader tenía 35bb.

Alfred de Carolis, Bruno Volkmann o Patrik Antonius, que había salvado ya varios puntos de partido, fueron perdiendo botes que les dejaban fuera de competición.

Fue en este momento en el que Hecklen salió de su caparazón, en el que había estado metido por un absoluto abandono de la baraja, que se había olvidado de darle algo jugable. Primero se dobló con el torneo en juego, luego le ganó un bote de chipleader a Sam Grafton con KK contra 33 y finalmente le dio la puntilla a Aleks Ponakovs, que se había quedado muy corto intentando eliminar a Orpen Kisacikoglu.

El empresario turco fue la otra gran historia de la noche. Metido en el fondo del pozo de la clasificación en muchas ocasiones, encontró la doblada salvadora siempre en el último momento, rascó las últimas ciegas de Sam Grafton y puso a Ponakovs en bandeja para el chipleader.

Quedaban ellos dos y Kevin Paqué, al que se le acababa el colchón de puntos que traía de la víspera. Los tres se enfrentaban al que podía ser el mejor premio de su carrera. PAra que coincidiera, Paqué tenía que ser tercero, y Hecklen lo arreglo así con un as dominante.

En el heads-up ya no se necesitaba más condiciones. Hecklen y Kisacikoglu nunca habían cobrado tanto en un torneo en vivo y arreglaron un pacto para asegurarse que su récord superara los dos millones por cabeza.

Había que jugar aún por 80.000€, el deslumbrante reloj del nuevo patrocinador Jacob&Co y unos puntitos extra para la general del circuito. Ambos contendientes contaban con un stack efectivo de 35bb que les habría permitido proceder con más cautela, pero la prudencia se fue por la borda cuando el crupier repartió sendas pocket pairs. Los KK del danés aguantaron contra 44 y se cerró el expediente con los premios así repartidos.