Controversia por la amnistía en GGPoker y la nueva sala apadrinada por Bryn Kenney

Bryn Kenney [Foto: GPI]

Bryn Kenney [Foto: GPI]Bryn Kenney [Foto: GPI]

2022 parecía que iba a pasar a la historia por ser el año en que la industria se iba a poner las pilas contra los tramposos.

Los jugadores empezaron a señalar con el dedo a sus compañeros con prácticas menos éticas y las salas han empezado a tomar medidas coercitivas que implican la prohibición de participar tanto en los eventos de póker online como en vivo de varios de los principales operadores del planeta.

Bryn Kenney fue uno de los imputados, acusado de manejar un establo como si fuera una secta y forzar a sus jugadores a aceptar el ghosting de sus coaches en fases avanzadas de torneos y mesas finales.

GGPoker, la sala que más casos de uso de solvers en tiempo real, ghosting y colusión parecía registrar, tomó las riendas de la redada contra la mala praxis en la industria y creó el Poker Integrity Council, presentado en esta portada el pasado 4 de julio.

Las WSOP empezaron a arrojar nubarrones sobre este movimiento para limpiar los lobbys y el circuito, con los principales sospechosos campando a sus anchas por el Paris y el Bally’s después de ser invitados a abandonar otros circuitos.

Imagina ahora la decepción y el cabreo que se puede estar generando en la comunidad dos anuncios que, por tan cercanos en el tiempo, multiplican su devastador efecto: la primera medida que piensa adoptar el Poker Integrity Council es dar una amnistía parcial en GGPoker y readmitir a jugadores baneados, y Bryn Kenney va a ser la cara visible y socio de pleno derecho de un nuevo operador, 4Poker.

Poker Integrity Council

La primera interacción oficial del PIC en la Red ha sido un anuncio publicado en Reddit, en el que, a modo de redención cristiana, se ofrece una «rama de olivo» a todos aquellos jugadores «que han tenido que pasar un tiempo alejados de las mesas por razones asociadas a la integridad del juego«, una verborrea que da mil vueltas al idioma para no hablar de jugadores baneados.

La noticia ha sentado como un jarro de agua fría entre los defensores acérrimos de la mano dura con los tramposos. Las reacciones más airadas hablan de una maniobra de márketing de GGPoker.

So the Irony Council, sorry Integrity Council statement is basically just a GG poker marketing move and a guide on how to get back to paying rake in their site after you’ve been caught cheating on it? Never change world. pic.twitter.com/WAKFPKiez2

— Thallo_Poker (@Thallo_Poker) August 1, 2022

Una explicación más plausible podría ser la necesidad de marcar una pauta clara y tajante sobre lo que es y no motivo de sanción, y para ello se le extiende un perdón a jugadores afectados por un criterio peor calibrado que en otras épocas ha incluido, por ejemplo, el uso de tablas preflop.

Nuevo comienzo, nuevas reglas y, a partir de aquí, a trabajar. Ahora, la forma de explicar las cosas importa, y bastante.

4Poker

El proyecto en que Bryn Kenney ejerce tanto de embajador como de inversor es un nuevo operador llamado 4Poker.

Antes de leer siquiera una coma de la presentación que hace su COO en Poker.org o de hojear la información que ha recopilado Pokernews sobre el tema, Twitter se empezó a llenar de memes y protestas.

«4Poker, la sala donde cuatro jugadores son realmente el mismo tipo«…, «Me reservo el nick frogpoison99«…, «Esto es como lanzar una agencia de consejeros matrimoniales con OJ Simpson al frente«.

4 poker, where 4 players are actually the same guy.

— ttown Daniel Humfleet 🌮 (@ttown_poker) August 1, 2022

That’s like starting a dog kennel and hiring Michael Vick as a consultant.
Or an investment firm with Bernie Madoff.
A marriage counselor with OJ Simpson.
Starting a music festival with Ja Rule.
A rehab with with Ozzy Osbourne.

— D3wayne (@d3wayne) August 2, 2022

En la entrevista que el nuevo COO de 4Poker Heath Cram le ha dado a Poker.org, su pretensión era equiparar el proyecto del nuevo operador al «antiguo Pokerstars«.

De hecho, el principal reclamo de la iniciativa, aparte de Kenney, es que reúne a varios veteranos de la industria que han ido abandonando la sala de la pica roja desde que la vendió su fundador.

El otro eje de acción, en paralelo a la idea de revivir el espíritu de la sala creada por Isai Scheinberg, es la de facilitar a los jugadores un sitio «pensado para ellos«. Quieren encontrar su nicho de mercado como una sala lanzada por conocedores y amantes del póker en contraste con operadores que ahora pertenecen a multinacionales en el que la vertical del póker es secundaria a otras como el casino o las apuestas deportivas.

Es una motivación muy similar a la que ofrecían Run it Once y Phil Galfond, un proyecto que se desinfló por la tardanza en incorporar torneos y el poco alcance de sus licencias, y que ahora está en barbecho a la espera de una posible liberalización del póker en EE.UU.

De nuevo, alquien que esté al día de las sensibilidades de la comunidad y pretenda evitar controversias con un producto en pañales, hubiera manejado los tiempos de forma más habilidosa.

Que no pare el salseo.