Adrián Mateos persigue a Erik Seidel y Paul Phua hasta la mesa final del 25k€del EPT Barcelona

Adrian Mateos

El primer High Roller del European Poker Tour Barcelona no está defraudando.

50 jugadores se han apuntado al 25k€, un escaparate que pone a la vista la colección de estrellas del naipe que nos están visitando en la Ciudad Condal.

Como suele ocurrir en el EPT, los High Rolleres son los menos madrugadores de todos los participantes. En el descanso del nivel 4 al 5, apenas estaba jugando la mitad del field. Ya había un español dando réplica a todo el elenco internacional, Juan Pardo, que adeás estaba muy cerca del liderato del enrachado Francisco Benítez, campeón del Mistery Bonus 10k€.

Había mayoría europea, con Mikita Badziakouski, Patrick Antonius, Artur Martirosian, Steve O’Dwyer o Stephen Chidwick, pero por el Casino Barcelona se pasaron jugadores de cuatro continentes: Michael Addamo, David Yan y Kahle Burns por Oceanía; Erik Seidel, Mike Watson, Pascal Lefrançois y Nick Petrangelo por Norteamérica; Ramiro Petrone, Damián Salas y Pedro Garagnani por América del Sur; y Motoyoshi Okamura y Paul Phua por Asia, entre otros.

El buen ritmo de Malaka se cortó en una mano contra Jean-Noel Thorel. El francés completó la escalera que iba buscando en river con una carta que le daba dobles al español. Más o menos tuvo que ser entonces cuando hizo su entrada en el torneo Tom Bedell.

Adrián Mateos, que completaba el trío hispano, se incorporó al juego en el nivel 8, a la vez que Addamo se veía obligado a utilizar su recompra. El registro permanecería abierto hasta el nivel 10. Se cerró justo para evitar que O’Dwyer volviera a las mesas después de que Juan se lo cargara. Malaka seguía aparentando ser la bala buena para la Roja, cobrándose unos ases de Badziakouski y alcanzando los 170.000 puntos, 3,5 stacks iniciales.

El anuncio oficial de la bolsa del torneo desveló un premio máximo de 390.000€ y siete puestos premiados.

Stephen Chidwick se puso chipleader justo para la cena gracias a que Addamo intentó construir uno de sus famosos faroles contra los AA del británico. Quedaban 24 jugadores. Bedell estaba en 80k, Adrián en 70k y Malaka seguía de montaña rusa, de nuevo en el punto de partida de los 50k.

Lo de Juan fue impresionante. Bajó a 14k, se triplicó con 77 frente a los AJ/AT de Antonius y Martirosian y, poco después, volvía a meterse en un triple all-in con QQ contra el shortstack Henrik Hecklen (T9s) y, de nuevo, Martirosian (KK). De no ser por el malagueño, que encontró otra dama en la mesa, Martirosian estaría incluso por encima de Chidwick, doblando como el inglés al resto del field.

Las fichas de Juan iban a tener el mejor de los destinos. Ya que no estaba escrito que las mantuviera en su poder más tiempo, el mal menor era que pasaran al stack de Amadi, que le ganó un flip AQ contra 77.

En burbuja de mesa final, Tom Bedell aseguró una doblada contra Francisco Benítez. No fue suficiente, porque el bueno de Tom estaba jugando con muy pocas fichas. Tan pocas que Paul Phua se permitió pagarle un all-in con K3 en BB par a reventar un K8 que le llevaba dominado y dejar el torneo con 10 jugadores.

La composición de la FT quedó decidida con la eliminación de Chidwick a manos de Martirosian, pero aún se jugaron algunas manos más. Adrián Mateos se ganó un poco de margen para la burbuja de premios con una doblada y Seidel despidió el día pusheando de semifarol con proyecto de color y el as del palo como overcard a una mesa en la que Thorel había ligado set. El americano completó su color y se convirtió en el chipleader para el día 2.

Adrián tiene 18bb con las que ver pasar dos cadáveres más por delante de su puerta. La minicaja se cotiza a 63.000€ y no vamos a poder verlo aún a través de streaming, pues las emisiones no comienzan hasta el día 14 en los canales de Twitch de Pokerstars, aunque seguro que si va sonando la flauta y la presencia de Amadi se alarga mucho, puede que acabe apareciendo alguna retransmisión pirata con información in situ, aunqeu sin imágenes de la FT.